viernes, 12 de febrero de 2010

I Ámsterdam


Y con nuestro equipaje no facturable lleno de ilusiones aterrizamos en Ámsterdam.
Bañada de una luz gris perlada, llena de casitas de cuento… inclinadas unas contra otras, dibujada a base de canales recorridos por aguas turbias y heladas, flagelada por un frío letal… Un encanto aletargado se oculta en sus callejuelas, una palabra amable espera en sus gentes, en cada esquina encontraras deliciosa comida. Puedes visitar hermosos museos donde se expone lo más sobresaliente del arte holandés, parques rebosantes de verdor, incontables tiendas de regalos, pequeños locales donde la marihuana es legal… y puedes ver hermosas mujeres en escaparates bañados de luz roja.
Ámsterdam me ha encantado… Simplemente genial!!
Recomendaría este viaje a cualquier persona porque es interesante a nivel cultural y hay muy buen ambiente también.
Ha sido una terapia de risas permanente… Tengo la sensación de que tengo que volver…

1 comentario:

  1. Amsterdam enamora y como siempre se vuelve por más...

    besos
    Druida.

    ResponderEliminar